domingo, 21 de junio de 2015

MIS NEGOCIACIONES CON ZAK SMITH

Supongo que todos conoceréis el blog de D&Dwithpornstars. Yo lo descubrí a raíz de una foto de Mandy Morbid en la que sostenía un dado de veinte caras en su canalillo. Muy sugerente.
El caso es que este chaval (Zak) pinta y tiene un estilo surrealista más que llamativo. Puede gustarte o no, pero desde luego que es muy personal. Así que, periódicamente, voy echando ojeadas a las paridas que va poniendo en su blog. Publica muchas ayudas de juego para rol, sus vídeos de I hit with my axe, comics, cosas que pinta, módulos para settings dungeoneros, etc.
Pues bien, llega el día en el que yo tengo mi propio proyecto personal, mi juego de rol, con un universo único y original. ¿Y qué tienen en común todos los juegos de rol? Que llevan unas simpáticas ilustraciones en su interior. Vale, llegado a este punto tengo que tomar decisiones, ¿hago yo mismo las ilustraciones o pido ayuda? Si busco otro ilustrador ¿a cuál? ¿Quién sería capaz de representar de manera única e inequívoca la exclusividad de este universo que quiero presentar al mundo? Coño, Zak Smith.
Así que, como por preguntar no se pierde nada, contacto con él via twitter, me da su correo y comenzamos a chatear. Lo primero que hago es hacerle la rosca un poco, “me encanta tu programa, digo… tu trabajo. El porno no, tu pintura, y tal”. Y él muy simpático, que si zenkiu, por aquí, tell me what this witchpunk thing is, por allá… incluso un not bad, sounds interesting. De esta guisa me dice que hace mucho tiempo que no acepta ningún encargo y que sólo trabaja en aquellos proyectos que le interesen, y el mío parece llamarle la atención. ¡Joder!, pienso yo para mí, ¡esto marcha!
Sabiéndome con la ventaja del pescador que siente cómo ha picado su presa, le explico que no quiero que haga la portada, sino un puñado de ilustraciones de interior. Nada elaborado, todo a nivel boceto. Lo quiero todo muy sucio, trazos rápidos e intuitivos. No quiero que mi libro sea un juego de rol al uso, quiero que prime la literatura a la ilustración, por eso su expresionismo me parece el estilo perfecto para ilustrar mi mundo. Perfect, me dice, ¿cuántas ilustraciones quieres? Me pregunta, eso sí, en inglés. Pues no sé, dudo yo, ¿cuánto me cobrarías por cada una?, ¿me harás descuento por paquete? A lo que me responde: One thousand.
En este punto todavía no me he dado cuenta del calibre de lo gilipollas que es este tío, y mi cerebro usa, como medida de protección mental, la excusa de mi precario inglés para fingir que no lo he entendido. Perdona Zak, ¿quieres decir que por cada ilustración de interior, en blanco y negro, quieres cobrarme MIL DOLARES? Su respuesta “no trabajo por menos” aclara cualquier duda.

Pues bien, mis queridos amigos, The Gift, el juego de rol witchpunk, no tiene ilustraciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario