miércoles, 8 de julio de 2015

EL ROL ES LITERATURA

Mi fracaso a la hora de contratar a Zak Smith me hizo pensar sobre la conveniencia de añadir ilustraciones a mi juego de rol. Un ejemplo lo tenemos en Lamentations of the Flame Princess: el pdf con el reglamento SIN ilustraciones es gratis, CON ilustraciones hay que pagarlo. Entonces me pregunté: ¿estamos pagando el rol según sus dibujos? ¿Un juego de rol es un libro de ilustraciones? Claramente no. El rol es literatura.
Y tras esta conclusión escribí un manifiesto que incluiré como proemio en todas las partidas que escriba.


PROEMIO
El rol es literatura. Si pudiera colgarlo de alguna de las ramas del arte sin duda lo haría de la de la dramaturgia. El guión de una partida de rol se viste con las mismas telas que confeccionan el entramado de un libreto teatral. Si el propósito del guión de una obra de teatro no estriba en ser leído sino representado, una partida sólo puede vivir en tanto en cuanto sea jugada.
     A caballo entre un guión cinematográfico, un diario de rodaje, y un guión teatral, en esta guía encontrarás todas las herramientas necesarias para que tú, como MASTER, puedas representar esta partida con tu grupo de juego. Lo que no hallarás aquí serán ilustraciones, mapas, ni pistas de audio. El atrezo nunca está incluido en el libreto, es responsabilidad del director el ponerle cara y voz a los actores, así como de elegir el vestuario y los decorados. Pues aquí, amigo mío, tú eres el director, y tienes total libertad para ajustar los pormenores de este guión a tus necesidades.
     Yo he jugado muchas veces esta partida. Cada vez la juego con jugadores distintos, como no podría ser de otra manera, y nunca he usado las mismas imágenes para mis PNJs, ni los mismos mapas para las zonas, ni la misma música para generar ambiente. Eso, creo yo, es lo tremendamente genial: la misma historia será completamente distinta en función del MASTER que la dirija y los jugadores que la jueguen. De este modo no será mi historia, ni la tuya, será la historia de cada uno de nosotros. Será, al fin y al cabo, lo que nosotros hagamos de ella.

miércoles, 1 de julio de 2015

CASI SE ME OLVIDA

La ficha de personaje que se necesita para jugar se puede descargar, en formato pdf, desde AQUÍ

O si no, ahí abajo tenéis el jpeg. 

A gusto del consumidor.


miércoles, 24 de junio de 2015

BONUS TRACK

Y como sabéis que, en mi opinión, el manual de un juego de rol no es más que un lastre... o un mal necesario (en el mejor de los casos), vamos con la auténtica chicha.



Es en las partidas, no en el juego, en lo que se fundamenta el proyecto The Gift, el juego de rol witchpunk. Imaginad que sacaran a la venta la Playstation y dijeran a los consumidores: "eh, ahí está la consola, curraos vuestros juegos".
Pues, queridos amigos, queridas amigas y queridas familias, The  Gift es la consola, y los Fantasy Rangers es el primer título que sacamos para este soporte.
Se trata de un episodio piloto que, si todo va bien, antecederá a la primera temporada de una meta-trama plagada de cabrones hijos de puta que esperan pacientemente putear o ser puteados.

Podéis encontrarlo en este ENLACE totalmente gratis. Llamémoslo "oferta de lanzamiento", que queda muy moderno y tal.

FASE 1 COMPLETADA. FASE 2.

Y el siguiente paso en mi maléfico plan para la conquista del mundo es:


domingo, 21 de junio de 2015

MIS NEGOCIACIONES CON ZAK SMITH

Supongo que todos conoceréis el blog de D&Dwithpornstars. Yo lo descubrí a raíz de una foto de Mandy Morbid en la que sostenía un dado de veinte caras en su canalillo. Muy sugerente.
El caso es que este chaval (Zak) pinta y tiene un estilo surrealista más que llamativo. Puede gustarte o no, pero desde luego que es muy personal. Así que, periódicamente, voy echando ojeadas a las paridas que va poniendo en su blog. Publica muchas ayudas de juego para rol, sus vídeos de I hit with my axe, comics, cosas que pinta, módulos para settings dungeoneros, etc.
Pues bien, llega el día en el que yo tengo mi propio proyecto personal, mi juego de rol, con un universo único y original. ¿Y qué tienen en común todos los juegos de rol? Que llevan unas simpáticas ilustraciones en su interior. Vale, llegado a este punto tengo que tomar decisiones, ¿hago yo mismo las ilustraciones o pido ayuda? Si busco otro ilustrador ¿a cuál? ¿Quién sería capaz de representar de manera única e inequívoca la exclusividad de este universo que quiero presentar al mundo? Coño, Zak Smith.
Así que, como por preguntar no se pierde nada, contacto con él via twitter, me da su correo y comenzamos a chatear. Lo primero que hago es hacerle la rosca un poco, “me encanta tu programa, digo… tu trabajo. El porno no, tu pintura, y tal”. Y él muy simpático, que si zenkiu, por aquí, tell me what this witchpunk thing is, por allá… incluso un not bad, sounds interesting. De esta guisa me dice que hace mucho tiempo que no acepta ningún encargo y que sólo trabaja en aquellos proyectos que le interesen, y el mío parece llamarle la atención. ¡Joder!, pienso yo para mí, ¡esto marcha!
Sabiéndome con la ventaja del pescador que siente cómo ha picado su presa, le explico que no quiero que haga la portada, sino un puñado de ilustraciones de interior. Nada elaborado, todo a nivel boceto. Lo quiero todo muy sucio, trazos rápidos e intuitivos. No quiero que mi libro sea un juego de rol al uso, quiero que prime la literatura a la ilustración, por eso su expresionismo me parece el estilo perfecto para ilustrar mi mundo. Perfect, me dice, ¿cuántas ilustraciones quieres? Me pregunta, eso sí, en inglés. Pues no sé, dudo yo, ¿cuánto me cobrarías por cada una?, ¿me harás descuento por paquete? A lo que me responde: One thousand.
En este punto todavía no me he dado cuenta del calibre de lo gilipollas que es este tío, y mi cerebro usa, como medida de protección mental, la excusa de mi precario inglés para fingir que no lo he entendido. Perdona Zak, ¿quieres decir que por cada ilustración de interior, en blanco y negro, quieres cobrarme MIL DOLARES? Su respuesta “no trabajo por menos” aclara cualquier duda.

Pues bien, mis queridos amigos, The Gift, el juego de rol witchpunk, no tiene ilustraciones.

domingo, 14 de junio de 2015

TODO LO QUE TIENE UN PRINCIPIO, TIENE UN FINAL

The Gift ya tenía prólogo (si no sabes de qué hablo, consulta la entrada anterior), de modo que me hacía falta un epílogo. ¿A quién pedírselo? Sólo podía ser una persona: el Gran Paco. Vosotros diréis, ¿quién coño es ese? Pues yo os lo diré, es éste (link).
Vosotros lo conoceréis como J.F.Joya, pero yo, que lo conozco de verdad, lo llamo Gran Paco. ¿Por qué? Sólo tienes que hablar cinco minutos con él para descubrir que es un Grande de España. Por esta razón no puedo definirlo con ningún adjetivo. ¿Loco? ¿Genio? Ni siquiera se acercan. A falta de una comparación mejor he de decir de él que se trata de una fuerza de la naturaleza, qué digo, es una magnitud física básica como el tiempo o el espacio. El efecto mariposa, la deriva de los continentes, el mismísimo Big Bang son sólo minucias en comparación con el conjunto de sinapsis que se dan en el interior del cerebro del Gran Paco.
De esta guisa, echando un cafelillo con él, le digo: “nene, tienes que hacerme el epílogo del juego”. Él me responde: “¿quieres que te haga el epílogo del witchpunk?”, a lo que yo le contesto “el juego se llama The Gift, witchpunk es el género…”, y termina con un “que sí, que sí, que te escribo el epílogo del witchpunk”.
Sólo me pone una condición y es que no puedo leerlo hasta que el juego esté publicado. A mí, que me gusta un rolleo más que a un tonto un lápiz, me parece más que justo. De ahí que su epílogo haya sido el único apartado de mi libro que no he podido revisar. De hecho, no he sabido absolutamente nada hasta ahora, que el juego ya está en “las máquinas rotativas”.
Sin embargo, su aportación para con el universo del witchpunk ha sido mucho más profunda, y es que he tomado prestadas algunas de sus ideas para lo que he terminado llamando La Comuna de las Ideas.

Pero eso es otra historia.

lunes, 8 de junio de 2015

BUENO, PUES ESCRÍBEME EL PRÓLOGO

Según la recuerdo, la conversación ocurrió, coma arriba coma abajo, tal que así (corrígeme si me equivoco).

YO: Oye tío, ¿podías hacerme un favor?
OMAR: Depende. Dime.
YO: Estaba pensando que sería guay, ya que eres un “pro”, que testearas mi juego. Nada formal, solo alguna pachanguilla cuando te juntes con tus colegas a jugar.
OMAR: Lo siento colega, voy a ser papi en breve y ando más liado que la pata de un romano. Apenas juego a nada.
YO: Bueno, pues escríbeme el prólogo.
OMAR: No jodas, ¿el prólogo del juego?
YO: Claro coño. Nada formal, sólo cuando tengas un ratillo libre, sin prisas.
OMAR: Pero no querrás que te escriba un prólogo “buenrollista” para hacerte quedar bien y poner por las nubes el libro que has escrito, ¿verdad?
YO: Omar, si hicieras eso, no me servirías.

Y lo cierto es que ha terminado siendo sorprendentemente generoso en su valoración.
Cuando uno tiene un blog que se llama El Opinómetro y decide ponerle el subtítulo de “con ánimo de ofender”, es que sólo pretende decir las cosas como le parecen sin importarle un pito si te gustan o no. Eso esperaba de Omar y ha cumplido mis expectativas con creces. Así que me veo obligado a darle las gracias, desde aquí, por haberme hecho un hueco en su agenda (dominada por una recién estrenada paternidad), por haberse leído mi juego y por haber accedido a formar parte de él.

Ya sabes colega, cuando necesites que alguien te insulte, no dudes en acudir a mí. Yo siempre devuelvo mis favores ;). 

lunes, 1 de junio de 2015

RISA MALIGNA

Este soy yo recibiendo The Gift, el juego de rol witchpunk, corregido, maquetado y listo para su publicación.


domingo, 17 de mayo de 2015

¿USTED SABE LO QUE ES UNA OPA?

Iba a titular este post “Nosolobarba”, pero parece que a todo el mundo se le ha ocurrido este ocurrente juego de palabras. Perdón por la aliteración.

Cuando me dijeron que Nosolorol se había fusionado con Conbarba en mi cerebro se produjeron una serie de sinapsis que me llevaron, tras una rápida asociación de ideas, hasta el minuto 2:16 de esta escena del clásico de Pajares “Makinavaja”.


El caso es que no sé a santo de qué viene esta fusión. Tampoco sé si ha de importarme o no. Me explico.

Siempre he respetado el sello de Nosolorol. Puntualizar que, como consumidor, no estoy para nada de acuerdo con muchas de las directrices que esta editorial ha tomado a lo largo de los años, como por ejemplo su apuesta desmedida por el formato pdf. Que será que soy yo, que estoy chapado a la antigua, pero qué queréis que os diga, yo no pago 20€ por un archivo pdf. Pero bueno, la empresa no es mía para decirles lo que tienen que hacer, así que…  Con todo, esta editorial siempre me ha parecido seria y cuidadosa con lo que hace. Sinceramente creo que dan a luz buenos trabajos, con buena calidad en sus acabados y –algunos- en su fondo.

Luego tenemos a Conbarba, máximo responsable de que Polaris saliese en nuestro idioma, a lo que yo siempre me he preguntado: ¿tan malos hemos sido que nos merecíamos un castigo? Pero no todo ha sido –tan- malo, a fin de cuentas sacaron Apocalypse World, por lo que supongo que al final todo queda en empate. Las gallinas que entran por las que salen. Ya me entendéis.

La cuestión es que he leído a varia gente dudando entre la conveniencia en cuanto a la mencionada fusión. ¿Hablamos de una opa hostil? ¿Manuel va a ir engullendo a todas las editoriales como “la cosa” de John Carpenter? ¿O ha sido una fusión de mutuo consentimiento como la de Piccolo con Neil o Motoko con el Maestro de Marionetas? La cuestión que yo planteo es: ¿qué más da? Buena o mala, acertada o incorrecta, esta iniciativa es precisamente eso, una iniciativa. Si siempre haces lo mismo no esperes obtener resultados distintos. Hay que arriesgarse, tirarse a la piscina, apostar a la carta más alta.

               A mí me parece cojonudo que se prueben cosas distintas, que se trate de mejorar e innovar. Por eso espero que “nosolobarba” se afiance, que saque productos de calidad a precios competitivos, que genere una buena cartera de clientes y que anime a sus competidores a esforzare todavía más para sacar más y mejores productos.

              Así, caballeros, se crea un mercado.

miércoles, 25 de marzo de 2015

¿COLEGAS O CLIENTES?

Lo primero de todo: cualquier persona con inquietudes artísticas (y aquí englobo la escritura, la pintura, la escultura, y cuantos etcéteras queráis) es digna de admiración. Todo cuanto se apoye este tipo de iniciativas es poco ya que el mundo de la cultura nunca será suficientemente amplio, nunca habrá suficientes Cervantes ni Leornardos da Vincis. Y si no, sólo tenéis que mirar el twitter de Mujeres y Hombres y Vicieversa.
Dicho esto, vamos al turrón.
El título de este post es ¿colegas o clientes?, o mejor: ¿hacemos juegos para nuestros colegas o para nuestros clientes? Porque estaríamos hablando de dos cosas absolutamente dispares. Tanto como la diferencia entre ir a comer a un restaurante o invitado a la casa de un amigo.
                Si yo hago un juego para mis colegas, lo hago de buena fe, porque me apetece, cuando me apetece, con la única intención de compartirlo con ellos, jugar con ellos. Un viaje a la copistería, un puñado de copias grapadas y ale, a echarse unas risas. Evidentemente, se hace de forma desinteresada y sin cobrar un duro a cambio. En este caso, cualquier muestra de agradecimiento es de agradecer, así como cualquier crítica se consideraría una falta de educación (¿o acaso criticas los regalos que te hacen, pedazo de desagradecido?).
                Sin embargo, pongamos que sí quiero recaudar dinero por esto mismo. Si pretendo cobrar, aunque sea un céntimo, entonces estoy trabajando para mis clientes. Si quiero que los demás me den dinero a cambio de lo que voy a producir necesito cuidar muy mucho lo que voy a producir. Si es un libro (un juego de rol), ha de estar bien escrito: sin faltas de ortografía ni errores semánticos o sintácticos. No puede haber ninguna incoherencia textual, debe ser claro y fácil de entender por todos, y tiene que molar. Además, deberá tener una portada y contraportada, una maquetación, un diseño interior, cumplir plazos de entrega y todas las características (y casuísticas) que le son inherentes. En este caso, soy yo el que da las gracias por comprar mi producto. En este caso, sí que estoy obligado a recibir cuantas críticas, constructivas o no, reciba mi trabajo.
Preguntaos esto: ¿por qué nadie iba a pagarme por un producto que adolece de calidad? Dejémonos de gilipolleces de una vez, señores, que ya somos grandes. En el momento en el que estás cobrando por algo adquieres un compromiso con aquel que te paga que poco o nada tiene que ver con el “buen rollismo”, o el “amiguismo”. ¿A alguien le preocupa que Alfaguara o Planeta De Agostini vayan de buen rollo? Claramente no. Se le pide un estándar de calidad y se paga por él. Fin del asunto.
¿Cómo va a ser lo mismo poner una peli en la casa de unos colegas que comprar una entrada en el cine? ¿Cómo va a ser lo mismo pedirle a tu padre que te lleve en coche a coger un taxi?
Si no te consideras profesional, si quieres ir de buen rollo, si quieres llevar a cabo un proyecto para tus colegas… entonces no cobres, cojones. Si lo haces, entonces atente a las consecuencias, sal de tu zona de confort y entra en el mundo real. Puede que triunfes o puede que fracases, pero no llores joder, échale dos huevos.
Pero qué a gusto me he quedado, pardiez.

P.D. Lo de los tacos es por estar leyendo a Arturo Pérez-Reverte más de la cuenta. Pido disculpas.